Factura de la luz ejemplo

Para entender la factura de la luz necesitamos saber que partes la componen. A continuación, lo analizamos con un ejemplo. ¡Así que prepara tu factura!
factura de la luz ejemplo

Para entender la factura de la luz necesitamos saber que partes la componen. ¿Cuál es la tarifa contratada? ¿Cuál es el precio que se paga por la potencia contratada y la energía consumida? Y otros muchos términos a tener en cuenta para poder calcular el importe de tu factura eléctrica.

A continuación, lo analizamos con un ejemplo. ¡Así que prepara tu factura! 😊

¿Cómo leer la factura de la luz?

En la factura de la luz puedes ver los diferentes conceptos del cual se compone.

La podemos dividir en tres partes: una primera con los datos generales de la factura, una segunda con el resumen de la factura y una tercera, con el desglose de cada uno de los conceptos mucho más detallados.

Datos generales de la factura

Son los datos de facturación no asociados al suministro eléctrico. Datos relacionados con la propia factura, como el número de factura, la fecha de emisión y el importe total a pagar, además del titular del contrato y los datos de la comercializadora eléctrica.

Resumen de la factura

Aquí puedes encontrar información relacionada con el suministro. El tipo de tarifa que tienes contratada, la dirección del suministro y el CUPS asociado, así como el importe a pagar por cada uno de los términos:

  • El importe por la potencia contratada
  • El importe por la energía consumida
  • Impuesto eléctrico
  • Alquiler de equipos de medición y control
  • Otros servicios
  • IVA sobre el subtotal de la factura

Desglose de la factura

El desglose de la factura es donde se detalla la cantidad a pagar de cada término, resultando el total de la factura de la luz.

Término de potencia: es el sumatorio de multiplicar los kilovatios contratados por el precio del kilovatio y los días de la factura de la luz, para el P1 y el P2.

Aquí te explicamos al detalle que es la potencia contratada.

  • N.º kW contratados x Precio del kW x Días de facturación

 

Término de energía: es el resultado de multiplicar los kWh de energía consumida por el precio de la luz en €/kWh, si tu tarifa es sin discriminación horaria.

  • N.º de kWh consumidos x Precio del kWh

 

En el caso de tener contratado una tarifa con discriminación horaria, tendrás tres precios diferentes para cada uno de los periodos.

Aquí, el resultado será el sumatorio de multiplicar los kWh de energía consumida por el precio de la luz en €/kWh para cada uno de los tres periodos, P1, P2 i P3.

  • (N.º de kWh consumidos en P1 x Precio del kWh en P1) + (N.º de kWh consumidos en P2 x Precio del kWh en P2) + (N.º de kWh consumidos en P2 x Precio del kWh en P2)

 

Impuesto eléctrico: es un “impuesto especial” según el BOE y se aplica sobre la suma del coste del término de potencia y el de energía.

Alquiler de equipos de medición y control: si el contador no es de tu propiedad abonarás una cantidad en concepto de alquiler a la distribuidora, siendo la comercializadora quien te cobrará este importe. Es una cantidad fija que varia según si el contador es monofásico (0,81 €/mes) o trifásico (1,36 €/mes).

Otros servicios: costes asociados a otros servicios con la comercializadora, como por ejemplo servicios de mantenimiento, etc.

Importe total de la factura: es la suma de todos los conceptos anteriores una vez aplicado el IVA.

Trucos para ahorrar en la factura de la luz

Antes de cambiar o contratar una nueva tarifa eléctrica es muy importante tener claro cuáles son tus hábitos de consumo para saber en qué periodo tienes un consumo más elevado, o si tu consumo se distribuye por igual en cada uno de los tres periodos. De esta manera podrás determinar que tarifa se adapta mejor a tus necesidades, una tarifa con un único precio para todos los periodos o un precio para cada uno de ellos.

Otro factor muy importante a tener en cuenta es el número de electrodomésticos de los que disponemos. Si sumamos todas las potencias de nuestros electrodomésticos y lo multiplicamos por el coeficiente de simultaneidad (este coeficiente va en función de si realizas un uso simultaneo racional (0,25) o si por el contrario realizas un uso intensivo de los electrodomésticos (0,5)), tendremos una referencia sobre cuál es la potencia que necesitamos contratar, de acuerdo a nuestras necesidades sin pagar de más.

No te fijes sólo en el precio del kWh o el descuento que te pueda ofrecer una comercializadora, también fíjate en el precio del término de potencia. Muchas veces las comercializadoras te ofrecen un precio más bajo del kWh incluso con descuentos muy elevados, pero a costa de tener un precio del término de potencia muy alto.

Si quieres descubrir cuanto puedes ahorrar optimizando la factura de la luz de forma totalmente gratuita, no dudes en solicitar tu estudio gratuito.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Saber másAceptar